La leyenda de las zapatillas rojas

La leyenda de las zapatillas rojasUna de las leyendas más contadas en las escuelas es la de la zapatilla roja y entre tandas historias diferentes que han contado ya no se sabe en cual creer, pero lo que si me sorprendió fueron varios hechos que ocurrieron en mi escuela primaria cuando yo estudiaba ahí.

primeramente quiero contarles la historia de que se contaba en mi escuela; se decía que en los inicios de la escuela había una maestra que sufría del corazón y que los alumnos la hacían enojar mucho y un día llegó a tal grado su enojo que empezó a marearse, la maestra salió corriendo del salón y minutos después la encontraron muerta en el baño de la escuela, estaba tirada en un cubículo del baño con un golpe en la cabeza que se debió a que cayó desplomada por un infarto que sufrió. La maestra, en vida solía usar siempre zapatillas rojas y se dice que desde que falleció se escuchan sus zapatillas por los salones vacíos y otros afirman haber visto las zapatillas rojas en el baño.

Ahora que ya saben la historia que se contaba en mi primaria les contaré cuales son las cosas que sucedieron mientras yo estaba ahí.

Lo primero que pasó fue algo que los maestros nunca confirmaron ni dijeron nada, en el baño de mujeres, en el último cubículo había un charco de sangre, y al asomarnos debajo de la puerta no se miraba que hubiera alguien, los maestros intentaban abrir la puerta pero no podían, lo que hicieron fue meternos a todos en nuestros salones y cerraron por completo el baño. Después de eso nadie ningún maestro nos dijo que había sucedido.

Al día siguiente muy temprano se escuchaba mucho relajo en las aulas del segundo piso y al ir a esas aulas todos miraban por la ventana hacia el techo de otro salón, ahí se encontraban dos zapatillas rojas. El intendente subió por las escaleras y las recogió.

Ningún maestro dio explicaciones de lo sucedido y hoy 10 años después de haber estado en esa escuela se dice que siguen sucediendo cosas paranormales relacionadas a la maestra y sus zapatillas rojas.

El misterio de las ánimas

El misterio de las ánimasNumerosas leyendas y mitos nos hablan de diferentes tipos de entes sobrenaturales que se manifiestan de diferentes formas, entre estas influencias se encuentran las ánimas. Hay una gran diferencia entre los tipos de seres sobrenaturales, por comenzar, tenemos a aquellos que se manifiestan de forma negativa, para hacer daño, asustar o bien que tienen un aspecto terrorífico, mientras que hay otro fenómenos, como las siluetas de sombras, las luces, los sonidos, entre otros, que son manifestaciones pasivas.

Las ánimas, por el contrario, son apariciones completamente visuales, que no necesariamente manifiestas sonido. Las mismas, suelen verse en lugares abiertos aunque también se registraron casos en hogares. Estos seres sobrenaturales no son otra cosa que almas en pena. En la mayoría de las veces, se ve a estas ánimas vagando solas por algún lugar, muchas veces en el sitio donde la persona dueña de esa alma murió.

Manifestaciones

También se han documentado caso de ánimas en cementerio, pero en esos casos se ha visto a las mismas ser guiadas por un ser oscuro, que se cree se trata de la muerte. Las ánimas, son almas que corresponden a personas que han muerto de manera trágica y precipitada, por eso se las denomina almas en pena. También pueden existir ánimas de personas que han tenido muertes injustas sin resolver, por eso sus almas aún no encuentran la paz. Sea cual sea el caso de que alguien vea un ánima, no podemos dejar de decir que se trata de un hecho sobrenatural completamente misterioso que nos hace replantearnos la pregunta de si la vida después de la muerte existe o bien nos hace dudar de cuántos planos dimensionales hay, que o podemos ver con nuestros propios ojos o bien que no estamos teniendo en cuenta en nuestra vida del día a día.

El decapitado del molino

El decapitado del molinoFilógeno vivía en una finca ubicada al norte del país, acompañado únicamente por su padre, ya que su madre los había abandonado cuando éste apenas era un bebe.

Eso hizo que aquel muchacho terminara en malos pasos, pues siempre pensó que él había tenido la culpa de que su madre se alejara de su lado, ya que además de ser poco agraciado, tenía un defecto físico que le impidiera desplazarse con normalidad.

A menudo, la gente del pueblo lo veía borracho por las calles y casi siempre las autoridades locales lo terminaban encerrando, pues en sus borracheras provocaba varios estropicios.

Por su parte, el padre de Filógeno, quien para ese entonces ya era un hombre viejo y cansado, se limitaba a pedirle que rectificara el camino.

– Hijo, sé que a mí ya no me queda mucho tiempo. Necesitas dejar ese estilo de vida. De lo contrario la muerte vendrá por ti antes de tiempo. Tu abuelo me contaba una historia que quiero comunicarte. Decía que a las personas que pasan su vida haciendo daño a los demás y así mismas, los espectros oscuros los vigilan y de vez en cuando mandan al degollador por sus almas.

– ¿En serio piensas que voy a creer tus tontas leyendas cortas de terror? Mejor inventa otra cosa. Dijo Filógeno mientras reía a todo pulmón.

Una tarde fría de otoño, en la que el viento soplaba de manera descontrolada, la energía eléctrica falló dejando al poblado en penumbras. Los moradores del lugar se encerraron en sus casas, pues se sentía la presencia de algo maligno en el ambiente.

De pronto, en cada rincón del pueblo se escuchaba el galope de un brioso corcel.

– ¡Es el degollador, es el degollador! Gritaba la gente desesperada.

El padre de Filógeno salió de su casa, buscando a su vástago violentamente. Desgraciadamente, sus esfuerzos fueron en vano, ya que la cabeza de su hijo pendía de una de las aspas del molino.

Cabe destacar que el resto de su cuerpo nunca fue encontrado.