La leyenda de las zapatillas rojas

La leyenda de las zapatillas rojasUna de las leyendas más contadas en las escuelas es la de la zapatilla roja y entre tandas historias diferentes que han contado ya no se sabe en cual creer, pero lo que si me sorprendió fueron varios hechos que ocurrieron en mi escuela primaria cuando yo estudiaba ahí.

primeramente quiero contarles la historia de que se contaba en mi escuela; se decía que en los inicios de la escuela había una maestra que sufría del corazón y que los alumnos la hacían enojar mucho y un día llegó a tal grado su enojo que empezó a marearse, la maestra salió corriendo del salón y minutos después la encontraron muerta en el baño de la escuela, estaba tirada en un cubículo del baño con un golpe en la cabeza que se debió a que cayó desplomada por un infarto que sufrió. La maestra, en vida solía usar siempre zapatillas rojas y se dice que desde que falleció se escuchan sus zapatillas por los salones vacíos y otros afirman haber visto las zapatillas rojas en el baño.

Ahora que ya saben la historia que se contaba en mi primaria les contaré cuales son las cosas que sucedieron mientras yo estaba ahí.

Lo primero que pasó fue algo que los maestros nunca confirmaron ni dijeron nada, en el baño de mujeres, en el último cubículo había un charco de sangre, y al asomarnos debajo de la puerta no se miraba que hubiera alguien, los maestros intentaban abrir la puerta pero no podían, lo que hicieron fue meternos a todos en nuestros salones y cerraron por completo el baño. Después de eso nadie ningún maestro nos dijo que había sucedido.

Al día siguiente muy temprano se escuchaba mucho relajo en las aulas del segundo piso y al ir a esas aulas todos miraban por la ventana hacia el techo de otro salón, ahí se encontraban dos zapatillas rojas. El intendente subió por las escaleras y las recogió.

Ningún maestro dio explicaciones de lo sucedido y hoy 10 años después de haber estado en esa escuela se dice que siguen sucediendo cosas paranormales relacionadas a la maestra y sus zapatillas rojas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *